la chica de los siete nombres

Confieso que a esta altura de mi recorrido en la vida, cuando el otoño pinta colores de invierno, mis obsesiones – viejas obsesiones- me obsesionan. Sin lugar a dudas, de las tantas que tengo y atesoro hay una que más que ello, me mortifica. Es la que tiene que ver con la libertad, o más bien con la falta de ella, y con la madre de las lacras asociadas a esa falta: el totalitarismo en todas sus facetas.

Allá por 2012 había leído “Querido Líder” de la periodista Bárbara Demick, una mujer con un profundo conocimiento de “la cuestión coreana” como eufemísticamente algunos le llaman, en la que a través de testimonios de disidentes del régimen de la Dinastía Kim, retrata ese engendro caído del mundo que sigue siendo hoy Corea del Norte. Hambrunas, gente comiendo raíces y cortezas, sin luz, sin internet, sin educación sino adoctrinamiento, con un Estado omnipotente y omnipresente que convirtió a sus súbditos en delatores obligados y el culto a la personalidad en un delirio obligatorio. Todo lo que una mente enferma pueda imaginar, allí sucede a vista y paciencia del mundo bienpensante.

Aquella lectura me lastima hasta hoy. Sin embargo, nunca imaginé cuánto más lo haría emprender el viaje de una vida como la que nos cuenta la chica de los siete nombres, Hyeonseo Lee. Tal vez porque a todo el horror que ya Demick narraba en su libro, en éste el relato es en primera persona, es la piel de la relatora -bajo la cual nos internamos nosotros lectores- la que sufre y llora.

Mi vieja obsesión se asombra de tanta iniquidad, de tanta maldad y perfidia fríamente calculada para convertir a un pueblo en una suerte de zoológico privado donde los sicópatas hereditarios que son los Kim, se solazan con su cruel experimento de siete décadas. Cuesta entender cómo se puede infligir tanto sufrimiento a tanta gente durante tanto tiempo.

Mi recurrente obsesión se enerva aún más sabiendo que, pese a la crudeza de los testimonios como los de Hyeonseo Lee, hay quienes igualmente son capaces -desde la comodidad de sus propias burguesías progre-, de aplaudir semejante barbarie. Y si no las aplauden, las justifican. Acá cerca lo hacen, En el propio Parlamento uruguayo se sientan individuos que simpatizan con el régimen y lo justifican porque “es el que eligieron sus ciudadanos”, o porque “allí hay elecciones, en otro formato, pero las hay”. En fin.

Si acaso hay algo más tremendo que todo lo que uno se pueda imaginar. Ante lo que cualquiera podría preguntarse acerca de cómo es que un pueblo entero acepta que se ignoren sus más elementales derechos humanos, Lee nos hace ver que porque la gente común en Corea del Norte ignora que exista tal cosa. Simplemente no tienen cómo saberlo ni tienen nada con qué comparar. Su gran cárcel de miedo y terror, de delaciones y culto al poder omnímodo, les hace creer que eso es todo lo que hay. Realmente perverso.

Saber eso, comprobarlo cada día, no solamente no me ayuda con mis obsesiones sino que me agrega una más: la de entender que empiezo a sentir vergüenza de pertenecer a la raza humana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s