Poéticas poco cínicas y muy insuficientes (según Sergio Marentes)

¿quién se iba a imaginar que usted inventaría la peor arma de todas?

(y bien sabe usted que no hablo de la dinamita ni de ningún artilugio químico)

seguramente usted sí, don nobel, y por eso dejó su testamento bien claro

para que lo incumplieran por completo sus herederos rechonchos

¿quién se iba a imaginar que usted inventaría la peor arma de todas?

¿quién se iba a imaginar que habría ingenuos que ofrecieran su cuello para ella?

¿quién diría que luego de más de cien años todavía habría quién la usara?

¿quién diría que con lo obsoleto colonizaran a los hombres más informados de la historia?

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s