Ángel Santiesteban, la voz de los que no tienen voz en la Cuba de los Castro Ruz, habitual rehén de la dictadura al que no han podido quebrantar. Su lucha debiera ser la lucha de todos.

Los hijos que nadie quiso

El sábado 28 de noviembre pasado hubo de efectuarse en la sala “Fresa y Chocolate” en La Habana, la Asamblea del G-20 –como se han hecho llamar ese grupo de veinte realizadores del séptimo arte– que tiene el afán y la prioridad de que la dictadura acepte, finalmente, una Ley de Cine con la que puedan adquirir un espacio de libertad personal para su arte. Es decir, conquistar libertades creativas en pos de independizarse de las marras burocráticas que, hasta la actualidad, los mantienen sometidos en su totalidad a los arbitrios del gobierno. Por lo que sabemos, hasta el momento, no les han enviado a los sicarios al G-20 para amedrentarlos.

Aunque el Gobierno no les ha presentado el rostro aún –por el escándalo que levantarían al tratarse de cineastas reconocidos internacionalmente, no se descarta que algo deba estar elucubrando contra este grupo difícil de reeducar. Hasta el momento finge…

Ver la entrada original 1.016 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s