Donde van a morir los elefantes

“Donde van a morir los elefantes” es la última obra publicada en vida de José Donoso. Una obra donde valiéndose de un profesor chileno, Gustavo Zuleta (donde no es muy difícil vislumbrar al autor) quien acepta un cargo en una Universidad norteamericana de medio pelo. En esa estadía, en la que el protagonista desempeña el papel caricaturizado de un intelectual latinoamericano desde el punto de vista de los reyes de la caricatura, que vienen a ser según el autor -y no encontrará por aquí quien le desmienta- los norteamericanos, especialmente si habitan ese cosa que vendría a ser el Medioeste, casi casi ni chicha ni limonada. Una novela donde se desmontan uno a uno los innúmeros lugares comunes que forman parte de la peculiar cosmogonía yankee, cuando de referirse a todo lo que habite o provenga más al sur del Río Bravo, frontera última de la civilización, se trate. Y lo hace precisamente recurriendo a los no menos numerosos lugares comunes y prejuicios que pueblan las mentes latinoamericanas cuando de ellos, los del Imperio, se trata.

Es además, su novela, el refugio que encuentra su más íntimo amigo, el siempre postergado novelista ecuatoriano Marcelo Chiriboga, para gastar una más de sus habituales bromas.

Anuncios

2 comentarios en “DONDE VAN A MORIR LOS ELEFANTES, el último Donoso

  1. Este libro lo leí por asuntos universitarios.
    Su crítica social y política fue un tema de debate en clases.
    Algunos términos usados en el texto no los conocía, resulta que eran propios de los chilenos. Las caricaturizaciones latinoamericanas fueron una sátira (podría decir que “limpia”) de la cultura estadounidense.
    Bueno, como todo libro que hable de crítica social, siempre busca poner en ridículo ciertos aspectos de la sociedad, en este caso; a la obesidad (me acordé de la joven norteamericana extremadamente gorda), a la nueva cultura de consumo, el aire estirado de muchas personas, la prensa que no aporta nada en sí “amarillista” etc..
    Este escritor siempre le tuvo cierta ironía a la política o fue un escéptico político.
    El profesor nos decía que algunos estudiantes universitarios eran esos elefantes.
    Este post me trajo recuerdos vagos..

    Me gusta

    1. Por cierto Inha, es tal como lo dices acerca de la “muerte de los elefantes” y un apunte que olvidé mencionar: la novela está escrita en “chileno” y no en español. editada como tal, lo que le agrega, me parece a mi, un sabor extra. Por eso la gorda sensual (por qué me viene Botero a la cabeza) será siempre “LA” Ruby y no simplemente Ruby.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s